Gabriel García Márquez

 

(Aracataca, Colombia, 1928) Novelista colombiano. Afincado desde muy joven en la capital de Colombia, Gabriel García Márquez estudió derecho y periodismo en la universidad Nacional e inició sus primeras colaboraciones periodísticas en el diario El Espectador.

A los veintisiete años publicó su primera novela, La hojarasca, en la que ya apuntaba los rasgos más característicos de su obra de ficción, llena de desbordante fantasía. A partir de esta primera obra, su narrativa entroncó con la tradición literaria hispanoamericana, al tiempo que hallaba en algunos creadores estadounidenses, sobre todo en William Faulkner, nuevas fórmulas expresivas.

Comprometido con los movimientos de izquierda, Gabriel García Márquez siguió de cerca la insurrección guerrillera cubana hasta su triunfo en 1959. Amigo de Fidel Castro, participó por entonces en la fundación de Prensa Latina, la agencia de noticias de Cuba. Tras la publicación de dos nuevos libros de ficción, en 1965 fue galardonado en su país con el Premio Nacional.

Sólo dos años después, y al cabo de no pocas vicisitudes con diversos editores, García Márquez logró que una editorial argentina le publicase la que constituye su obra maestra y una de las novelas más importantes de la literatura universal del siglo XX,Cien años de soledad.

La obra, en la que trabajó más de veinte años, recrea a través de la saga familiar de los Buendía la peripecia histórica de Macondo, pueblo imaginario que es el trasunto de su propio pueblo natal y al tiempo, de su país y su continente. De perfecta estructura circular, el relato alza un mundo propio, recreación mítica del mundo real de Latinoamérica que ha venido en llamarse «realismo mágico», por el encuentro constante de elementos realistas con apariciones y circunstancias fantasiosas. Esta fórmula narrativa entronca con la tradición literaria latinoamericana, iniciada con las crónicas de los conquistadores, plagadas también de leyendas y elementos sobrenaturales originados por el profundo choque entre el mundo conocido y la cultura de los españoles que emigraban y la exuberante y extraña presencia del continente latinoamericano.

 

Tras una temporada en París, en 1969 se instaló en Barcelona, donde entabló amistad con intelectuales españoles, como Carlos Barral, y sudamericanos, como Vargas Llosa. Su estancia allí fue decisiva para la concreción de lo que se conoció como boom de la literatura hispanoamericana, del que fue uno de sus mayores representantes.

En 1972 Gabriel García Márquez obtuvo el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, y pocos años más tarde regresó a América Latina, para residir alternativamente en Cartagena de Indias y Ciudad de México, debido sobre todo a la inestabilidad política de su país.

Su prestigio literario, que en 1982 le valió el Premio Nobel de Literatura, le confirió autoridad para hacer oír su voz sobre la vida política y social colombiana. Su actividad como periodista queda reflejada enTextos costeños, de 1981, Entre cachacos, de 1983, compendios de artículos publicados en la prensa escrita, o Noticias para un secuestro, amplio reportaje novelado editado en 1996 que trata de la dramática peripecia de nueve periodistas secuestrados por orden del narcotraficante Pablo Escobar. Relato de un náufrago, reportaje sobre un caso real publicado en forma de novela en 1968, constituye un brillante ejemplo de «nuevo realismo» y refleja su capacidad para cambiar de registro.

En cine ha intervenido en la redacción de numerosos guiones, a veces adaptaciones de sus propias obras, y desde 1985 comparte, con el cineasta argentino Fernando Birri, la dirección de la Escuela Internacional de Cine de La Habana.

 

Leer libro

El Coronel No Tiene Quien Le Escriba
Libro de Gabriel García Márquez
el_coro.pdf
Documento Adobe Acrobat 202.1 KB

AudioLibro

La historia que aquí se narra parte de un hecho histórico: La guerra de los mil días. Una guerra civil colombiana que tuvo lugar durante los años 1899 a 1902. En esta cruenta guerra fueron reclutados muchos jóvenes que al final de la contienda y a pesar de lo prometido, no recibieron pensión alguna.

Este es el caso del protagonista de la historia un coronel, ya retirado, que vive junto a su mujer en un pequeño pueblo del interior de Colombia. El que fuera un héroe de su país, quien a las órdenes de Aureliano Buendía, ahora parece abandonado y olvidado por todos. Él espera pacientemente la pensión prometida, pues carece de recursos económicos, pero esa pensión nunca llega.

Todos los viernes, desde hace ya quince años, se acerca al puerto para recibir el correo que llega una vez a la semana por vía fluvial. Pero todos lo viernes vuelve a casa de vacío. Seguro que el próximo viernes llegará la carta.

 

 El título de la obra recoge la contestación que el cartero le da al médico del pueblo a la pregunta de ¿Y para el coronel no hay nada?

Mientras tanto el coronel –sin nombre- y su mujer enferma sobreviven vendiendo sus escasas pertenencias y con la esperanza puesta en un gallo de pelea que heredaron de su hijo. Sí, de su único hijo que fue muerto por repartir propaganda clandestina.

Este gallo participará y ganará importante peleas y les proporcionará pingües beneficios pero falta mucho tiempo para que se celebren esas peleas y mientras tanto, además de sobrevivir ellos dos, tienen que alimentar al gallo.

 

El coronel, además de intentar subsistir con dignidad sin un solo peso, tiene que soportar las quejas constantes de su mujer que sólo consiguen angustiarle aún más.

Relato sencillo, humano y emotivo, que con una trama sencilla y una prosa de calidad pero a su vez cómoda y sencilla para el lector, una narración que no tiene una palabra de más ni una de menos. Cierto que no se puede encuadrar esta novela dentro de la categoría de realismo mágico, pues no tiene nada de magia, pero es verdad que se respira cierto lirismo seductor durante toda la narración.

Los personajes están muy bien definidos, con hábiles descripciones que les caracterizan ante el lector de manera precisa. No obstante creo los protagonistas principales de la historia no son estos personajes.

Además del coronel, por supuesto, tienen un papel relevante, tan importante o más que él, el hambre, la soledad y la esperanza, la esperanza puesta en el gallo y el correo de los viernes.

La última palabra es reveladora. Explica de manera clara y meridiana cómo se siente el coronel, como siente su vida, su pasado y su futuro: “Mierda”.

 

Este texto, relata la historia que se evidencia en una sociedad como la nuestra, que es muy injusta, desordenada y ladrona, porque siempre se aprovechan de los más necesitados y de los que no se pueden defender conforme a la ley por que está es muy lenta. El personaje principal es un coronel, que empezó su carrera desde muy temprana edad, dado su vida por un país que no reconoce sus labor tan necesaria, y esté, esta ala espera de su pensión, porque ya estaba jubilado, esté vivía con su esposa, un gallo y el recuerdo de un hijo muerto. Pero se quedo esperando todos los viernes el correo que nunca llego. el poco dinero que tenia se lo invertía al gallo, causante de las peleas entre los dos anciano. la historia es triste y realista de nuestra sociedad.

Comentarios: 0